2010-07-02

De Reparto

DE REPARTO
Director: Santiago Aguilar. Con Carlos Lucas. España, 2009.

Que en este guirigay de mundo en que vivimos la justicia, en cualquiera de sus formas, no existe, es una verdad que seguramente cuantos lectores peinen canas tengan ya claro hace un montón de tiempo. Viene a cuento la aseveración de un documental moderno de ahora que he podido ver en el cine (hecho excepcional: el más interesante de los géneros, que no es otro que éste, conoce trabas innúmeras para poder llegar a las pantallas), y que al tratar en el fondo de asuntos viejunos, no puedo dejar de recomendarles desde mi modesta tribuna.

Es, como aquel otro del que hace tiempo les hablé (VER AQUÍ), de categoría memorialística, ya saben: un señor que evoca hechos de un pasado del cual casi todas sus huellas han desaparecido. Como si se quisiera recrear, o preservar, la memoria de un mundo extinto del que solo la palabra del entrevistado queda ya.

No sólo las estrellas o los directores consagrados componen la historia del cine: el señor que se mete en la piel de un gorila de trapo, el especialista que salta una y otra vez del caballo, quien fabrica curiosos efectos especiales, las películas astrosas y paupérrimas, los figurantes cuyo rostro apenas asoma en un filme: tanta historia del medio son ellos como doña Marylin Monroe, ni más ni menos.



Así lo atestigua este filme, Retrato de un actor DE REPARTO, realizado con precisión notarial en torno a la figura de Carlos Lucas, un intérprete a quien la efímera fama llegó casi al final de su carrera; un luchador que contra viento y marea frecuentó los platós durante décadas antes de que llegase el papel que habría de darle a conocer: el del aposentador jubilado Sansoncito en el filme Justino, un asesino de la tercera edad (1994), que sin duda cuantos tienen buen gusto han de recordar.



Antes, años de insignificancias; apariciones muchas veces anónimas en cientos de filmes donde su figura enjuta y desgarbada se dejaba ver, siempre con un no sé qué de fatalismo. Fotogramas los de este documental con regusto a nicotina y pensión barata, a bar de barrio, a esperanza burlada. Una cámara, situada junto al camino como el espejo stendhaliano, intenta reconstruir desde la actualidad su peripecia.

Tarea ardua por cuanto el verbo de Lucas es laberíntico y desordenado, y a la que bien pronto parece renunciarse en pro de un discurso fílmico que se quiere testimonio fiel de la realidad de un modo austero, casi entomológico. Pretensión que queda arrumbada por la inmensa humanidad del entrevistado, que conquista y seduce al entrevistador, trasmitiendo, como debe ser, la necesaria emoción.

Carlos Lucas no pudo ver De reparto: una última pirueta de la mala suerte que siempre le acompañó ("mi cuñado decía que yo era gafe", confiesa frente a un café hace rato extinto) quiso que se muriese poco antes del estreno. La vida, ya les digo, de justa no tiene nada. De azarosa sí, y hasta de hermosa, como este filme seco y conmovedor viene a la postre a demostrar.

12 comentarios:

PAblo dijo...

Qué grande...Y cuantos grandes secundarios han sido semiolvidados por el desagradecido cine español.

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

"Fotogramas los de este documental con regusto a nicotina y pensión barata, a bar de barrio, a esperanza burlada."
Soberbia reseña.

angeluco10 dijo...

Emotivo homenaje a los secundarios.
Yo me soy de ésos que no abandonan el cine hasta que el último nombre a aparecido porque todos esos actores,peluqueros,maquilladores,acompañantes del diseñador de vestuario o chicos del café lo merecen.

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:

Me permito colarme aquí para ofrecer a sus otros nietucos que no se queden sin ver el documental porque no haya llegado a las salas de su ciudad. Si alguno tiene interés, seguro que a usted, benevolente Abuelito, no le importa comunicármelo.

Mil perdones, su nieto Sr. F.

miquel zueras dijo...

Muy bonito el cartel. Espléndido homenaje a César Lucas y es que en cuanto a actores de reparto de los que salen a partir del quinto puesto en los créditos no tenemos nada que envidiar a Sydney Greenstret, Harry Carey, Michel Simon,Howard Vernon... y demás de otras filmografías. Por cierto, Abuelito, quería de paso pedirle permiso para publicar en mi blog un chiste de Conti que ya publicó semanas atrás. Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

¿Permiso a mí, señor Borgo? ¡¡Coja cuanto quiera, sin encomendarse a dios ni al diablo!

miquel zueras dijo...

¡Gracias, Abuelito! Es usted un sol. Borgo.

Lazoworks dijo...

Que buena pinta tiene este documental, y que grande Carlos Lucas y su Sansoncito de Justino!!
Por cierto, y ya que hablamos de documentales, ayer mismo vi uno realmente bueno y creo que le gustará. Se trata de "Anvil: un sueño de una banda de rock", y en ella vemos a una mítica banda de heavy canadiense de los 80 que tras una gran fama sucumbieron al olvido.
Muy buena, Abuelito.

EWl Abuelito dijo...

Habrá pues que echar un vistazo a ese "Anvil"... a ver si la encuentro, que con esto de los documentales, no siempre es tan fácil hacerlo como decirlo...

Sap. dijo...

Qué gran reseña, Abuelito.
En mi opinión, al cine patrio le ocurre como a las novelas de Galdós, que el elenco de secundarios es siempre mucho mejor que el de los protagonistas. De ahí la fuerza y el éxito de las películas corales, 'Bienvenido Mr. Marshall', 'La colmena', 'Plácido' y etecé etecé que diría Locomotoro.

El Abuelito dijo...

¡Galdós, dice usted...! ¡Ahí es nada! ¡El mejor novelista español de todos los tiempos...!

MANOLÍN dijo...

un documental soberbio que hace justicia a una profesión que a más de uno ha arrastrado a una vida perra. que nadie se lo pierda!