2008-12-21

Gustave le Rouge

La serie Grandes personas con bigote presenta a



GUSTAVE LE ROUGE

Sale a la palestra hoy el primero de una restringida lista de escritores que desfilarán por el Desván. Uno de los más ilustres folletinistas franceses, nada menos, gloria de la literatura fantástica más irreverente. Hombre prolífico, de imaginación febril, su cerebro hervía en ocurrencias como olla puesta al fuego; a borbotones las volcaba sobre el papel dando lugar a decenas de novelas inverosímiles.

Hijo del siglo XIX, nació en 1867; vivió bohemio y librepensador, forjador de nuevas estéticas por las que había de discurrir la literatura popular más falta de prejuicios. Fue viajero, filósofo licenciado, autor de teatro, cantante, amo de títeres y marionetas, secretario de un circo y hasta corresponsal en los frentes de la Primera Guerra Mundial. El misterio y el dislate son las materias con las que moldeaba sus creaciones, que van de lo policial a la ciencia ficción más extravagante.

En 1908 mandó al planeta Marte a un ingeniero francés, lanzado al espacio en una esfera propulsada por la energía mental reconcentrada de todos los yogis y fakires de la India. Allí encontró el Prisionero del Planeta Marte prodigios sin cuento: vampiros casi humanos, extraterrestres gordezuelos, pensantes invisibles, hasta un cerebro de tamaño superior al monte Mont-Blanc, que gobernaba con sus monstruosas circunvoluciones el astro entero. Dos novelas constituyen su epopeya:


Su creación más célebre fueron las aventuras del siniestro Doctor Cornelius, "el escultor de carne humana", un genio del mal a caballo entre Fantomas y un mad doctor que vivió en las páginas de una colección de folletines convertida en clásica desde su aparición en 1911, esencia condensada y sabrosa de cuanto ofrece el género. Aquí la publicó Saturnino Calleja en su colección Enigma. Bruguera hizo lo propio en los 80, dejándola inconclusa en dos volúmenes de horrendas cubiertas.


Léanlo cuando puedan, que todavía es fácil rastrear sus obras en librerías de viejo en la colección Novelas y Cuentos que aquí les enseño. Y mientras esperan que algún editor piadoso se decida a lanzar de nuevo al maligno Doctor, vean al menos el índice de sus episodios, con esos nombres que son pura e impercedera poesía pulp.

15 comentarios:

Carlos Abraham dijo...

Felicitaciones por el post! Hace poco concluí de juntar los tomitos del Dr. Cornelius, y tengo, lamentablemente sin tapa, la edición de Calleja de "El astro espantoso", de 1922. ¿Usted dispondría de escaneos de dicha tapa, y de su novela gemela "Los náufragos del espacio"?

Balaoo dijo...

Conseguir en la Argentina obras de Le Rouge es más difícil que cagar haciendo la vertical. Algunas cositas conseguí, pero muy poco. Una locura!

El Abuelito dijo...

Ay, don carlos, no... lo que tengo de ediciones añejas de Le Rouge es lo que se ve en el post... Envidia me da, que tiene usted todos los tomos de Cornelius que yo leí en esa edición tan fea de Bruguera Libro Joven de los ochenta a la que aludo.

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:
Gracias por su afán de instruir deleitando. Una consulta al diccionario no me ha sacado de dudas sobre qué plantas puedas ser las "escabiosas" del episodio 15 del doctor Cornelius.
Aún reconociendo los valores plásticos de "El escultor de carne humana", si de lírica se trata uno vota por "Los caballeros del cloroformo". (Me extraña que no haya un antro con ese nombre).
A lo que iba, que habiendo sido don Gustavo secretario de un circo no habrá más remedio que seguirle la pista.
Mil gracias.

Vincenzo Insano dijo...

Le Rouge, lo reconozco, es un maestro para mi...pueden encontrar anécdotas sobre su persona en el libro de Blaise Cendrars " El hombre Fulminado"...así, vivía en una barcaza en el Sena, o se gastaba lo poco que le daban los editores en tortillas de corazones de golondrina, que le preparaban expresamente en una bodeguilla de mala muerte...escritor pues, y no juntaletras agradecido...folletinista comme il faut...

Vincenzo Insano dijo...

...que usted haya puesto la entrada Bigotes es una de las mejores cosas que le ha sucedido a la Blogosfera...años tardará en producirse otro acontecimiento semejante...salud Abuelo...

El Abuelito dijo...

Coincido con usted, señor Feliu, en apreciar sobre todos los títulos "Los caballeros del cloroformo"... aunque hay que reconocer como segundos en fuerza lírica a " El escultor de carne humana" y "Los lores de la mano bermeja", según mi parecer...

El Abuelito dijo...

¿Tortillas de corazones de golondrina? Seguro que se trata de un manjar dionisíaco capaz de hacer enloquecer de placer...

Vincenzo Insano dijo...

...cierto. Manjar exquisito, que envenena lo suficiente la sangre como para provocar una total ausencia de preocupaciones y un cierto bienestar carnal...el cocinero, en las épocas de esplendor Le Rougiano, no daba abasto; puesto que no todos los días se dispone de suficiente cantidad de corazones como para hacer una tortilla...

MANOLÍN dijo...

propuestas para próximas series:

-grandes personas con barbas
-mequetrefes con mala leche
-gentlemanes con bombín
-señoritas en picarías
-mascotas turulatas

Igor Von Slaughterstein dijo...

Bueno, en el clima actual de nuestro pais, con reediciones pulp por todas partes (editorial "La biblioteca del laberinto" y los chicos de "Barsoom") no sería extraño que cayera algo de este interesantísimo señor Le Rouge. ¡Cuanta maravilla por descubrir!

Saludos!!

MANOLÍN dijo...

Cada vez que leo los post de Vincenzo Insano en este blog es que me regocijo de gusto.

Un abrazo a ese hombre tan sabio.
Sin conocerlo, juraría que lleva bigote. Y Ordel hasta barbas y pajarita.

Felices fiestas a todos los lectores y lectoras, con cianuro, sidra El Gaitero y tabaco de piapa. Y que cada uno mezcle (festejos y tabaco) con lo que quiera.

Anónimo dijo...

Dios! Que ilustraciones!

PAblo dijo...

Una lástima que Valdemar no se decida a recuperar la obra de Le Rouge porque tiene un par de colecciones donde quedaría estupendo.

Me han abierto ustedes el apetito por saborear la obra de este señor.

Impacientes Saludos.

C. Rancio dijo...

Abuelo, me lee usted los pensamientos!: ahora me iba a poner a buscar los volúmenes del doctor Cornelius (loa cosa, por lo que he visto, no parece tan fácil como dice)Yo he leído parte de la saga que comienza con La conspiración de los millonarios, con unos plutócratas yanquis que pretenden sojuzgar Europa, y que incluye un título tan bello como EL REGIMIENTO DE HIPNOTIZADORES!