2008-12-15

The Green Slime/ The slime people

Los programas dobles del Abuelito presentan un...
Especial Babas Verdes

THE GREEN SLIME
Director: Kenji Fukasaku. Con Robert Horton, Luciana Paluzzi, Richard Jaeckel, Bud Widom. USA/ Japón, 1968.

Comienza la sesión con una del espacio que tiene toda la pinta de japonesa, pero en la que no se ve ojo rasgado alguno. Es coproducción con los yanquis, con actores occidentales sumergidos en un ambiente de tuberías de colores, lucecitas y preciosas maquetas, signo distintivo de la maravillosa ciencia ficción nipona de los sesenta. Un canto a la artificialidad y el cine de juguete tan grato a los habitantes del País del Sol Naciente. Puro pop.





Entre galanes rubios y fuertes, muchachas doctoras de espléndidas formas, minifaldas con medias de colorines y hasta algún que otro guateque sideral, se nos cuenta el ataque que unos entes extraterrestres desencadenan contra una estación orbital. Magníficas masas verdosas que se reproducen como amebas y agitan sus tentáculos bajo una piel llena de verrugas y un sólo ojo grande y colorado.

Visualmente muy hermosa, con un argumento algo tontorrón, como es costumbre en esta SF de rayos láser y pistolas atómicas; el ritmo es el adecuado, el preciso para que personajes sin entidad alguna combatan a las Gigantescas Babas Verdes, verdaderas estrellas del filme y quienes justifican su existencia. Ciencia ficción de la que gusta por esta casa, mucho más cercana al sentido de lo maravilloso de Irwin Allen que a las trascendencias y mensajes a lo Kubrick. Y es que ese mismo 1968 se estrenaron 2001: una odisea en el espacio y El planeta de los simios, en las antípodas de la esta película sencilla e ingenua, canto de cisne de unas fantasías demasiado inocentes para los tiempos que habían de venir.


THE SLIME PEOPLE
Director: Robert Hutton. Con Robert Hutton, Les Tremayne, Robert Burton. Susan Hart. USA, 1963
De segunda peli echaron una en blanco y negro de los primeros sesenta, muy en la onda de las traídas y llevadas invasiones de seres mefíticos tan propias de la década anterior.

Un disparate sin apenas explicación acerca de seres reptilescos de limo verde que salen del subsuelo y conquistan en un santiamén la ciudad de Los Ángeles. Eficacia incomprensible dado que se mueven muy despacio, son apenas media docena y a lo más que ha llegado su tecnología es a fabricar una lanza. Los humanos supervivientes se reducen a un señor malhumorado de traje y sombrero, sus dos hijas jovencillas, un piloto recién aterrizado de su avioneta y un soldado raso encargado de la defensa de la metrópolis.
--
Para combatir la subterránea invasión los protagonistas hablan y hablan, pasean y pasean en coche, y arrean algún sopapo a las pocas gentes de limo que se dejan ver mientras la paciencia del espectador se agota a marchas forzadas. Para colmo, una persistente niebla nubla la ya de por sí poco clara fotografía, torturando más aún el ojo del pobre desdichado que ha pagado su entrada para encontrarse con esto .

Ay, qué aburrimiento, mal me sabe confesarlo: cine zoquete e inoperante, que apenas logran salvar algunos planos de las malvadas criaturas. Y eso sólo para los que como yo, en viendo un monstruo, perdonamos fácilmente todo lo demás...

11 comentarios:

Ordel dijo...

Uahuuu menudas sesiones de cine que echan en el desvan.

Su comentario de la que pusieron en el segundo pase, "The slime people" sobre la invasion de la ciudad de LOS ANGELES me ha encantado y me ha hecho reir bien a gusto.

Thanks Abuelito.

Juan P. Rodriguez dijo...

Increible! La primera tiene una pinta estupenda (y más sabiendo que Fukasaki ha hecho cosas como los Invasores del Espacio). Y la otra, The Slime People, aunque diga usted que no está muy bien, parece interesante... Es que a mi los monstruos me ablandan el corazón...

Igor Von Slaughterstein dijo...

Que viscosidad más gloriosa!! Un programa doble de premio.

Y hablando de premios, aunque probablemente vuesa merced no sea mucho de estas cosas a mi me han dado un premio bloguero y tenía que elegir 7 blogs favoritos para premiar yo. Y hubiera sido absurdo no incluirle, así que si desea pasar a recogerlo por mi página le estare muy agradecido ;)

Saludos!!

El Abuelito dijo...

Don Juan: las dos están en la mula, la primera en español con el título Batalla más allá de las estrellas...
la segunda... ay, la segunda... y eso que yo donde salga un monstruo...

Balaoo dijo...

Sí The green slime la bajé de ojete buscando batalla más allá de las estrellas, grata sorpresa me llevé cuando la vi. Una locura completa que venía buscando hace tiempo, ahora a ver el bodriazo, que con el monstruo alcanza como dice el abuelito.

MANOLÍN dijo...

guau!

¡menudo programa doble sesentero!

pop, monstruos de baratillo
y efectos especiales horripilantes...

¡zapateta, qué gussssto!

angeluco10 dijo...

¡¡¡Cómo me encantan este tipo de películas!!!.
Muchas gracias abuelito.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Pues en estos casos lo que se suele hacer es que el galardonado (usted, en este caso) tiene que mandar el mismo premio a otros siete blogs que sean favoritos suyos. Pero vaya, que es opcional.

Saludos!!

Vincenzo Insano dijo...

En el jardín del Edén
hay estrellas, sol y luna
la lámpara, un extractor
y una semilla en la cuna.

¡Feliz Navidad, Abuelito!

MANOLÍN dijo...

Jua, jua, jua...
¡Como me ha gustado la coplilla
de Vincenzo Insano!

Hale, releñes, pues ahí va
también mi villancico...

En el jardín del Edén
tiene mi madre una cachimba
para que me ponga yo fetén
y me monte buenas timbas.

¡Feliz año nuevo, abuelito zumbón!

El Abuelito dijo...

Ay, don Igor... es que eso de mandarlo a otros siete blogos me recuerda la cadena aquella de las cartas que recibía uno de vez en cuando en mis años mozos, a lo mejor lo recuerda usted, en que le instaban a seguir mandando cartas a otras direcciones en loor de la virgen o de algún santo, con premios y castigos atroces... Fulano envió las veinte copias y le tocó la lotería... Mengano pasó de todo y le entró un cáncer de aúpa... no lo tomen a mal, que se agradece de verdad que se acuerden de uno, y más de figurar junto a Ordel y el Capitán Howdy, pero siempre he sido de los que no seguían la cadena... mayor estoy ya para cambiar, a lo mejor... discúlpeme, se lo ruego.