2011-10-28

La Señora Frankenstein



LA FIGLIA DI FRANKENSTEIN (Lady Frankenstein)
Director. Aureliano Luppi. Con Joseph Cotten, Rosalba Neri, Paul Muller, Paul Whiteman. Italia, 1971.

¡Qué desacato! Pues no acabo de enterarme de que el doctor Frankenstein, un hombre algo enloquecido pero siempre revestido de clase y dignidad, ha procreado una hija de lo más desvergonzado. Y yo que creía que Basil Rathbone era el único vástago de tan ilustre varón...

Esto de los años setenta, con tanta desmitificación a cuestas, conlleva tales disgustos que me confirma mi decisión de quedarme a vivir en el pasado. Allí don Joseph Cotten era un galán de prestigio que había trabajado en El tercer hombre, Luz que agoniza o Ciudadano Kane, nada menos.

Aquí, en este desgraciado presente, es un pobre Frankenstein patilludo, envejecido y falto de firmeza y decisión que recibe la visita de su hija cuando está a punto de concluir uno de sus monstruos deformes. La niña, algo talludita, regresa de finalizar sus estudios para dedicarse, siguiendo la tradición familiar, a ayudar a su papá en sus eternos experimentos. Entrambos pergeñan, cómo no, una criatura monstruosa, calva, tuerta y más fea que Picio, que llena de instintos asesinos como está mandado, no tarda nada en enviar al otro barrio a palos al veterano y sufrido doctor, para lanzarse a ver mundo que es en el fondo lo que estos seres contra natura prefieren hacer sobre todas las cosas.

Hereda el laboratorio la moza, que resulta ser un zorrón desorejado que coge al tonto del pueblo -tonto, pero musculoso- y cerebro por aquí, operación por allá, trozo de muerto por acullá, se construye a su medida un hombre artificial especializado en satisfacer los caprichos sexuales de su insaciable ama. ¡Venga de zís y venga de zás, menudo escándalo!

Menos mal que la criatura de su padre, escarmentada en sus campestres excursiones por un público que en nada simpatiza con su otredad, acaba finalmente por regresar para poner las cosas en su sitio...
Y todo tomado en serio, sin chispa de humor, con una realización de modos modernos nada desdeñables, mal que me pese, como queriendo imitar a la Hammer esa yé-yé que tanto les gusta. Aunque lo que es a mí el soponcio ya no me lo quita nadie. ¡Serán sinvergüenzas estos italianos...! ¡Qué falta de respeto, dónde iremos a parar...!

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Abuelito, sus reseñas superan con mucho a las propias obras que referencia.

El Abuelito dijo...

...muchas gracias... aunque en este caso no es difícil...

Luis Miguez dijo...

En fin, vea lo que quiera, pero ya le digo yo que estas cosas modernas no son para usted...

El Abuelito dijo...

¡Cuánta razón tiene, don Luis...! Hacia 1960 y poco se acabó la Edad de la Inocencia, y allí me tengo quedar, está visto, que cuando intento avanzar más en el tiempo no recibo más que palos... ¡Zapatero a tus zapatos y nada más...!

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Pues ni idea. Y esas portadas...llenas de sexo...Se suponia que era una pelicula de miedo no?

El Abuelito dijo...

De miedo, lo que se dice de miedo, no acaba de serlo... Claro que como desahogo no es para echarlo en saco roto, que una señora que se fabrica un amante a medida, tan bien armado, no se ve todos los días...

WOLFVILLE dijo...

Esto es una muestra de lo que yo llamo genuino CINE BASTARDO (así, con mayúsculas). ¿Y el señor Cotten? Ay, señor... que necesidad de pagar facturas.

Feliz dia de todos los santos, abuelete!!

El Abuelito dijo...

Al señor Cotten precisamente lo he vuelto a encontrar hoy, señor Wolfville, hablando en japonés, conduciendo un subamarino atómico y enfrentándose a terribles peluches en una de Honda, "Latitud Zero"... Y vestido de tules y purpurinas de las que tanto gustan a los atlantes...

Alfonso Montaño dijo...

Yo no sé a usted, Abuelito, pero a mí me parece muy sexual Elsa Lanchester en "La novia de Frankenstein" con Don Boris Escarloff, con ese peinado... ¿Es normal lo que me pasa? ¿Será que estoy enganchado al Desván?

miquel zueras dijo...

Pobre Cotten, como tenía que verse el actor preferido de don Orson. Pues yo recuerdo una serie llamada "La tía de Frankenstein" con Viveca Lindford (ex de Nicholas Ray) y Eddie Constantine, una coproducción con Sancho Gracia de secundario. La pasaron por TVE hará unos quince años. Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

Don Alfonso, eso de ser atraído por la Novia de Frankenstein, a lo mejor se lo tiene usted que hacer mirar... Claro que lo mío tal vez sea peor, pues cuando más me gusta doña Elsa es haciendo de criada suspicaz o de deficiente medio loca en filmes magnos como "El misterio de Fiske Manor"... y sin maquillaje ni nada, solo con sus ojos extraviados y altivos a la vez... Qué fortuna la del grande Carlos Laughton!

El Abuelito dijo...

Se ve, señor Borgo, que el descensus ad inferos que otros grandes del terror como Chaney Jr., Carradine o el mismísimo Karloff efectuaron en México o Filipinas, el señor Cotten lo hizo entre Europa y Japón... Esto del decaer visto desde fuera es muy bonito y hasta tiene su encanto. Otra cosa será vivirlo, desde luego...

Ordel dijo...

Esta la he visto Abuelito! Para mí lo mejor de la peli es la guapísima Rosalba Neri.
GRANDIOSA reseña... !Yeaaah¡

El Abuelito dijo...

A mí lo que más me gusta de esta peli son los carteles, especialemente el primero de todos, con ese monstruo yacente doblemente armado...

Ordel dijo...

Joder, sí. Tremendo... "sutil" cachiporra se gasta este Franki. Viva el cine loco, coño.

C. Rancio dijo...

Un momento: la decadencia de Cotten incluye cosas como El abominable doctor Phibes, o sea que fue mejor que el apogeo de otros!

El Abuelito dijo...

¡¡Regaitas gallegas, señor rancio, tiene usted razón, no recordaba el dato!! De todos modos a mí me hubiese encantado vivir en propio pellejo cualquiera de las decadencias de mis ídolos, desde compartir horas con Eduardo Wood siendo Lugosi, a hincharme de tequila en México haciendo de mad doctor en filmes imposibles, como Carradine, o rodar seriales de a peseta como el ínclito Lionel Atwill. ¡Qué quiere usted, los fans somos así... todo lo imaginamos nimbado de gloria; lejos de la voz de la razón, que nos dice que son destinos poco envidiables, nosotros todo lo ciframos al placer de habitar cavernas y estudios baratos...! ¡Qué le vamos a hacer!

josé maría dijo...

Yo veo en este monstruo un claro precedente del Vengador Tóxico, el héroe de Troma.

El Abuelito dijo...

Algo se le parece, José María, solo que en vez de fregona esgrime otra cosa...

angeluco10 dijo...

Una lástima la decadencia de Cotten y otros muchos actores y actrices venidos a menos pero al menos ese pésimo y plagiario cine italiano de la época les sirvió de refugio a falta de un techo mejor en el que cobijarse.

El Abuelito dijo...

En eso lleva usted mucha razón, Angeluco...

Guely of Sweden dijo...

Por ahi tengo una foto de Buster Keaton en una peli titulada El moderno Barba Azul (con Angel Garaza)de 1946. Sin salir de la frontera el mismisimo buen Orson termino haciendo Transformers. Si así acaban los grandes, que nos espera a los meros mortales abuelito!!!

El Abuelito dijo...

Cierto, Guely, Keaton vivió su calvario mejicano, como Karloff, Carradine o Chaney Jr., adentrado también, curiosamente, en el género fantástico: en "El moderno Barba Azul" interpreta a un infeliz encerrado en la cárcel que acaba por embarcarse en un viaje interplanetario, con incursiones en mundos extraños incluidas... Comedia agradable y tontorrona, que merece la pena por ver al bueno de Buster y por el alegre desenfado tan propio de las producciones charras de la época...