2008-04-02

Grandes personas con bigote: Boixcar

De la serie GRANDES PERSONAS CON BIGOTE, hoy presentamos...
BOIXCAR, el Monarca Pop del Espacio

Ya era más que hora de empezar a desasnarles de toda la falsa información que sobre sus cándidas mentes han estado volcando los críticos oficiales de siempre, con respecto al pasado del tebeo de este lar celtibérico.

Para ello se acoge como primer invitado de la nueva sección Grandes personas con bigote, al que fuere dibujante idolatrado del cuaderno español de los cincuenta, Don Guillermo Sánchez Boix, alias Boixcar.

Los más conspicuos representantes de Lo Que Debe Ser El Buen Gusto han volcado sobre él famas diversas, denostándolo de subcultural y estéticamente aberrante, aumentada su inquina por saberlo autor de las Hazañas Bélicas, melodramas morales que a ustedes les han contado que son fascistas. Pues no. Otra mentira que les han colao. Toda la vida aguantando a los inquisidores vocacionales, ay...

Estigma que se le achaca, como a toda su generación, es la de haber trabajado en los medios más ínfimos, manoseando las carnes del tebeo barato, extrayendo su pulpa y su jugo. Precisamente lo que yo considero una virtud, como todos ustedes si son personas de gusto. Y ser fachas, y perniciosos, y practicantes de historietas sin interés. Puras mentiras.

En esta primera entrega sobre Boixcar van algunas portadas de la colección de tebeos El Mundo Futuro, que publicase la editorial Toray en 1955. Pionera aproximación a la ciencia ficción, abandonada la space opera por cuentos con moraleja especialidad de la casa, bien que situados más allá del año 2000, lo que significa como todo el mundo sabe, La Conquista del Espacio.
Pásmense ante este despliegue de colorines, de seres extraños, de imágenes congeladas, pura esencia de pop. Y me río y mucho de los pulcros admiradores de Lichtenstein y del arte con mayúsculas, y de su veneración por la sacralidad; jamás han descendido a la ciénaga primordial, se mancharían. Ellos se lo pierden.

Grandiosidad bizarra en ¡Hambre!, mezclados esqueletos y microbios gigantes. La serenidad del espacio prehistórico, con sus plácidos dinosaurios En los pantanos de Venus; átomos gigantes, abanderados de estéticas nuevas presentados como mundos con aros de colores; paisajes gélidos de meteoritos y naves de acero inoxidable; cohetes desplegando estelas multicolores sin empacho alguno, planetas en llamas: Festín que destila sinceridad y extrañeza metafísica.

Astronautas con escafandras de hierro, que hasta pesan contra ese fondo permanentemente oscuro; extraterrestres de coraza de insecto; cascos con retrovisores de Vespa; uniformes metálicos adaptados a formas alienígenas; buzos perdidos Bajo los mares de Plutón; naves plomizas, piedras, desiertos, aridez. No es nada bueno este espacio.

Peces abisales en desfile generoso; vacas espantadas por platillos volantes; una pareja de la época pasmada ante una escultura extraterrestre en Ocurrirá mañana; plantas carnívoras como debe ser; marcianos de toda laya.
Visiones narradas como cromos, nuestro verdadero pasado pop, ese mundo futuro tenebroso y lejano de Boixcar. Pichen encima de las figuras y verán como se hacen grandes. Y aprendan de una vez a desterrar de veras los prejuicios, demonios!!

5 comentarios:

mister amnésia dijo...

Por esas portadas de su majestad el plumilla seria capaz de delinquir.

Anónimo dijo...

he leido esto y visto las portadas y pienso dejarme bigote ya mismo!

absence dijo...

Póstrome extasiado ante tamaña belleza.

El Guardián dijo...

Ufff!!! Deliciosas.

Mercedes - Clases de Yoga dijo...

Quedo gratamente impresionada de la belleza de las imágenes de las portadas de Boxicar, el monarca pop del espacio. No hay lugar a dudas son fantásticas.Gracias.