2011-12-24

La navidad de los insectos

Condenado como estoy a una navidad a base de herviditos y caldos de gallina, convaleciente aún del último achaque, no dudo en aconsejarles que celebren ustedes la suya comiendo pantagruélicamente, bebiendo y fumando quienes gusten de ello. Se lo dice un descreído máximo, que más allá de las celebraciones del mito del dios niño y demás orientales fábulas, bien vale una francachela por endeble que sea el pretexto. Así que nada de enfurruñarse, que no vale la pena, y gocen, nietucos, que el placer en el más amplio de los sentidos es cuanto de bueno pueden aspirar a sacar de este mundo nuestro!!

De las muchas historias del planeta que nos tocara en suerte, la de los hombres es tal vez la más locuaz, pero desde luego no la única. Los mamíferos, los reptiles, los microbios o los pájaros tendrían mucho que contar, si alguna vez hubiera quien se molestase en escucharlos. Hubo un artista genial, de los que figuran con letras de oro en esa Historia Secreta del Cine que al margen de la oficial veneramos los inquietos, que consagró buena parte de su obra a desvelar los avatares múltiples de los insectos. Se llamó Wladislaw Starewicz, nació en la Lituania rusa; inventó el stop motion, creó fantasías irrepetibles y fecundas, la mayor parte destruidas por la ignorancia revolucionaria de 1917, y fue rescatado en su exilio por los franceses, preservadores de sus increíbles poesías fílmicas. De él, uno de los Santos Mayores de mi Panteón, ya les comenté hace años AQUÍ, véanlo si no.  

Hoy traigo de regalo para todos ustedes una joya de apenas seis minutos filmada hace cien años, crónica de la navidad que a nuestras espaldas celebran escarabajos y saltamontes en los bosques. Aprieten el botón, dénle al Play y gocen, nietuc@s, que nada hay tan grande como el asombro y la emoción... ¡¡Felices fiestas, demonios, pese a cuantos dioses quieran amargarnos desde el cielo!!  

24 comentarios:

Alfonso Montaño dijo...

Hay que reivindicar a los cineastas rusos anteriores a la Revolución de 1917. Con el tiempo transcurrido, la Perestroika y demás, creo que ya se pueden quitar los complejos algunos intelectualoides de la "gauche divine". Que Eisenstein, Pudovkin y Dovzhenko son grandes, nadie lo duda. Pero ¿quién conoce las películas rodadas antes de la movida bolchevique? Quienes las han visto dicen que ya tenían establecido el lenguaje cinematográfico (uso dramático del primer plano, el montaje, etc.), igual que Griffith en USA. Y Harryhausen y Timoteo Burton ... ¿vieron estas pelis de Starewicz?

Sr. Feliú dijo...

Vistas su felicitación animada y, del tirón, el vodevil metacinematográfico "La venganza del cameraman".

No recuerdo si era Baudelaire o algún otro cofrade del ajenjo quien aspiraba a vivir en un "estado febril permanente". Disfrute usted de la ensoñación que proporciona la convalecencia, venerable Abuelito.

Su nieto, que le desea lo mejor para el año entrante, Sr. Feliú

Saturnino José dijo...

Mejórese, Abuelito, que ya nos hace disfrutar con estas joyas de la imaginación.

Ahora que lo pienso, los langostinos son parientes cercanos de los insectos, ¿tendrán ellos historias de las grandes matanzas de las fechas navideñas?

Luis Miguez dijo...

Qué cosa más grande
lo de don Wladislaw Starewicz y lo de su hija Irène, sin cuyos conocimientos y asistencia las fabulosas películas de su época francesa no se habrían podido realizar (hay que recordarla, que al menos generalmente está acreditada como co-creadora de los cortos).

En fin, quien no haya visto "Fétiche Mascotte" o "Le Roman de Renard" que corra a hacerlo y enriquecerse, en serio...

bitxuverinosa dijo...

interesantísimo. muchas gracias abuelito

El Abuelito dijo...

Don Alfonso, del cine ruso, como de otros, nos han contado una historia sesgada por el prejuicio, las más de las veces ideológico -aquí acostumbramos a ser más papistas que el papa- menospreciando cuanto no fuera filme militante y no digamos si encima era prerevolucionario... La lástima es que recuperar tras el vendaval de 1917 muchos de esos títulos es tarea casi imposible...
Y por descontado, creo que es seguro que los autores de Pesadilla antes de navidad vieron, y más de una vez, filmes starewiaczianos como Fetiche Mascot, y su prodigiosa secuencia de baile en el infierno...

El Abuelito dijo...

¡Cuanta razón tenía ese adicto al ajenjo: el estado febril, descontadas otras miserias que conlleva, no es del todo desagradable y hasta provoca otra clase de conciencia, señor Feliu...!
Espero que en su Carpa tengan usted y el profesor Jiménez una feliz navidad circense, como la que acostumbra a darse en tantas plazas de toros por estas fechas...

El Abuelito dijo...

Bitxuverinosa, don Saturnino: disfruten con Starewicz y rastreen su pista, que en la red se encuentra casi la totalidad de su obra superviviente, y TODA merece el calificativo de Obra Maestra: un buen regalo para hacerse en estas fechas...

El Abuelito dijo...

Don Luis, Le roman de Renard es la obra cumbre de Starewicz, coincido con usted... Una pequeña precisión: su hija Irene, que aparece como actriz en alguno de sus filmes, le yudaba en efecto a confeccionar sus prodigiosos muñecos, pero quien era decisiva en este terreno era su esposa, una mujer genial sin duda, impregnada como él de ese espíritu europeo y mágico que destila toda su filmografía...

Mortadelón dijo...

¡Felices fiestas para el mejor abuelito de todos!

Vincenzo Insano dijo...

...Killer

Lluís Bosch dijo...

Mirando un poco el paisaje, a veces a uno le vienen ganas de ser insecto. Aunque sólo sea por navidad.
Me alegro de verle restablecido, y le deseo un 2012 tan productivo como este 2011.

miquel zueras dijo...

Magnífico Starewicz que demostraba sus increibles habilidades con el stop motion con insectos desde que le encargaron un documental sobre el apareamiento de los escabajos ciervos. Cuánto celuloide mudo se ha perdido sin remedio, qué pena. Saludos. Borgo.

WOLFVILLE dijo...

Pura poesía, abuelito, pura poesía. Así da gusto tener espiritu navideño y todo, maldita sea!!

Pase usted unas navidades lo más estupendas posibles y sáltese las prescripciones médicas, hombre. Con lo que ha vivido usted debe tener un sistema inmunológico a prueba de bomba H.

Merry crhistmas de esas!

Lazoworks dijo...

Que gran regalo para estas navidades, Abuelito... Y de Ladislao Starewick, ni más ni menos, a quien conocí gracias a usted.
Un fuerte abrazo y feliz año, Abuelito (y recupérese pronto, leñe).

El Abuelito dijo...

¡Gracias, Mortadelón, señor Insano; gocen ustedes no solo en fiestas sino en todo el año venidero...!

El Abuelito dijo...

Ser insecto tiene sin duda, don Lluis, innúmeras ventajas: un metro cuadrado de terreno fértil se convierte en inabarcable universo, lleno de dichas y sorpresas... y peligros, claro, que este mundo ya se sabe como es para cuantos en él habitamos...

El Abuelito dijo...

Don Borgo, ciertamente de la obra de Starewicz -por no decir de otros cineastas de su generación- poco se conserva; menos mal que la dedicación y entrega de algunos gabachos y la llegada de la Red Prodigiosa la ha puesto a nuestro alcance...

El Abuelito dijo...

Wolville, es cierto: para mí esto es tan poesía como la de cualquier escritor de esos que acostumbran a no acabar las líneas... Emoción y delicadeza concentrada, como las pastillas de caldo que ahora obligatoriamente ingiero...

El Abuelito dijo...

¡Feliz año, don Lazoworks; a ver si este 2012 podemos asistir al estreno de su documental sobre el Mago Félix, que buenas ganas tengo de ello...!

Llosef dijo...

¡Todo un maestro y un pionero! El cine de animación europeo es un filón de diamantes como puños de grandes.

¡Felicidades para el Año Nuevo, Abuelito, y un regalo estupendo tenerlo a usted de vuelta!

El Abuelito dijo...

Sí, señor Llosef, y en esto de la animación se llevan la palma los países llamados del Este...¡Menudos tesoros que guardan esperando a ser descubiertos...!

вℓoo∂ʏƆαρρʋccɛттo dijo...

Simplemente fantástico. Abuelito, tienes los mejores gustos cinematográficos aunque también me gustaría conocer tu opinión del cine stop motion "moderno" ya sabes, hablo de las producciones clásicas como las de Jan Svankmajer, las muy nuevas y mainstream como las de Burton o los cortos de artistas independientes (de esas a las que uno llega por mera casualidad).

El Abuelito dijo...

La animación moderna suele ser de mi agrado; desde luego los son Svankmajer (en tanto no se ponga tan espeso como sus discípulos los hermanos Quay), las producciones tipo James y el melocotón gigante o Pesadilla antes de navidad, los filmes insólitos como Las aventuras de Tom Thumb... En general y por fortuna el stop motion conserva y hasta acrecienta la vieja magia, lo que es mucho decir en los tiempos que corren, ¿no cree, señorita Cappucetto?