2011-12-12

El Golem francés

LE GOLEM
Director: Julien Duvivier. Con Harry Baur, Roger Karl, Jany Holt, Ferdinand Hart. Francia, 1936

Poco tiene que ver la versión de El Golem que la luminaria del cine francés don Julián Duvivier -responsable de algunas obras maestras absolutas como Seis destinos o Voici le temps des assasins- pergeñase en 1936 con cualquiera de las anteriores apariciones en pantalla del Hombre de Arcilla que el rabino Judah Loew pusiera a caminar, siglos ha, por las calles del guetto de Praga. Ni sombra ni eco del seminal Wegener, menos aún de la esotérica novela del iniciado Gustavo Meyrink, a la que el cine ha dejado siempre de lado: Duvivier adapta un relato popular, esencia de un fantástico europeo de honda raigambre y orgullosa estirpe.
En espera de volver a la vida para vengar las afrentas que sufre el Pueblo Elegido, el Golem yace en el desván de una sinagoga checa, oculto a la codiciosa mirada de Rodolfo II, gobernante del Sacro Imperio Romano Germánico y Protector Máximo de las Artes Mágicas. Adicto a lo extraordinario, ambiciona éste apoderarse de la estatua hebrea porque sueña con crear una criatura artificial; para ello congrega en su corte el mayor número de alquimistas, magos de túnica negra y capirote, astrólogos y nigromantes de luenga barba que los siglos hayan conocido. Allí se afanan todos en la búsqueda de la piedra filosofal, del movimiento continuo o la crianza de mandrágoras, bien que lamenten carecer del imprescindible semen de ahorcado garantía de éxito.
Por su parte los judíos no andan a la zaga, y contrarrestan los conjuros imperiales convocando ángeles y arcángeles conminados a materializarse en la sinagoga por el poder de la Llama y la Espada, y hasta practican la Goecia, perturbando el eterno descanso del alma del rabino Loew, que llega a encarnar en uno de los asistentes a la ceremonia para soltar una serie de apocalípticas profecías según manda la hebrea costumbre.
Durante buena parte del metraje lo fantástico se limita a ser telón de fondo sobre el que se desarrolla una historia de amores e intrigas palaciegas. Diálogos teatralizantes, barroquismo, esa artificiosidad tan cara a su realizador y una puesta en escena prodigiosa cuidada al milímetro, siempre máxima preocupación en Duvivier. Imágenes hermosas que remiten a estéticas de la tradición europea más genuina, con Durero, el expresionismo y los pintores flamencos asomando tras cada fotograma. Un guetto hecho de sombras, artificial, retorcido y oscuro; mazmorras que poco han de envidiar a las del visionario Piranesi; laboratorios humeantes y salones de techos altos, inhumanos, son los escenarios donde discurre el relato.
Y unas secuencias finales impresionantes, presididas por la resurreción del Monstruo, Golem mostrado en sabias tomas que enfatizan su caráter sobrenatural, colosal silueta que emerge entre el polvo y los escombros causados por su misma sed de destrucción. Y no es rara tal furia, porque esta vez no ha sido animada la criatura mediante el secreto nombre de Jehová, el Tetragammaton que el piadoso rabino estampara en su rostro, sino por el vocablo "Rebelión", palabra luciferina que una airada mujer escribe llena de odio sobre la fresca arcilla de su frente...  

14 comentarios:

El Abuelito dijo...

Para los interesados, el enlace en la Mula, subtitulado en el idioma de don Benito Pérez Galdós:

E Link: Le Golem.J.Duvivier.vose by Jorobado7.avi

miquel zueras dijo...

Muy interesante, desconocía completamente esa adaptación, sólo había visto la de Paul Wegener del que acabo de ver la muy interesante "El mago". Recomiendo la novela sobre el Golem de Gustav Meyrink. Saludos. Borgo.

Saturnino José dijo...

Ver estas imágenes tan hermosas es como un trago de agua refrescantes después de ver tantos videoclips que ahora llaman películas.

El Abuelito dijo...

Hasta hace poco a mí me pasaba lo mismo, señor Borgo... La conseguí doblada al inglés, en desastrosa copia con el título "The legend of Prague"; menos mal que hoy está en la Mula una versión mejor y subtitulada... y siendo de Duvivier es para no perdérsela, desde luego...

El Abuelito dijo...

Precisamente la belleza de sus imágenes es lo que por encima de todo fascina en este filme, don Saturnino... Una fotografía cuidada, unos decorados trabajados, un resultado plástico excepcional, sí señor... por si no lo había dicho ya...

C. Rancio dijo...

Mire que me precio de no ser un ignorante en cine. Mire que he visto algunas cosas -excelentes- de Duvivier, pero es la primera noticia que tengo de esta película. Que vivan los celuloides rancios y que viva usted, Abuelo.

WOLFVILLE dijo...

Yo también acabo de descubrir esta joya y al propio director, pero ni que decir tiene que la descarga va a ser inmediata.

¡¡Emet!! Y un saludo, venerable abuelo.

El Abuelito dijo...

Como esta página abunda en lectores cabales y de gusto, vaya ahí un sitio donde se puede descargar el filme en descarga directa. gracias a la infinita bondad de quienes son más duchos que yo en estos menesteres:

http://thehouse-ofhorror.blogspot.com/2011/09/mule-golem-dvdrip-un-link.html

Aunque, OJO, está a pelo en francés... Voy a ver si logro subtítulos en castellano y les aviso, señores Rancio y Wolfville... Y hagan ustedes lo propio, a ver si los encuentran, que el filme merece de veras la pena y es de rigos hacer justicia (póstuma) al señor Duvivier...

Luis Miguez dijo...

Lo del link para su descarga más que una amabilidad ya es un acto de bondad, Abuelito... ¡¡Gracias, gracias!!

A princesa no xardín dijo...

Pues este Golem queda incluido en el que será el programa cinéfilo-navideño de este año de mi humilde hogar principesco! Qué bien nos trata, Abuelito!

P.S. Pues fíjese que a lo mejor me veo la película en francés, a pelo, porque me he peleado con el mundo de las descargas...

El Abuelito dijo...

Princesa, no se arrepentirá a poco que entienda usted el idioma de Moliere, lo que desgraciadamente no es mi caso... Y si de paso quiere ver más obras de Duvivier, no deje de lado Seis destinos, aquella odisea de un frac y sus sucesivos poseedores, o El tiempo de los asesinos, una morbosa y malsana historia criminal en París con bistrós, malvadas jovenzuelas, putiferios y drogas, superior en su realismo a la mayoría de la serie negra norteamericana...

Luis Miguez dijo...

Está bien difícil lo de los subtítulos: Ya he podido comprobar que no es fácil llevarse un mal srt a la boca, para la copia de "The House Of Horror"... El primero que los encuentre, que grite, por favor...

El Abuelito dijo...

Hay muy pocas fuentes, pero la única manera de ver este Golem subtitulado me temo que sea bajándola de la mula, señor Míguez... Si sé de lo contrario enseguida se lo diré...

angeluco10 dijo...

Yo tiraré de la mula o más bien que sea la mula la que tire del Golem.
Muchas gracias abuelito por decubrirnos tantas cosas de las que no teníamos ninguna noticia.