2009-04-28

Zombies of Mora Tau

ZOMBIES OF MORA TAU
Director: Edward L. Cahn. Con Gregg Palmer, Allison Hayes, Joel Ashley, Marjorie Eaton. USA, 1957

A vueltas me tienen otra vez reivindicando el cine de miedo de los años cincuenta, en esta ocasión además dispuesto a dejar en el sitio que merece al señor director del filme, don Eduardo L. Cahn, de quien ya hace tiempo disfruté de un programa doble que pueden repasar pichando aquí.

Artesano, que se dice ahora, hábil como pocos; diestro en lidiar presupuestos infames y salir harto más airoso que la mayoría de sus colegas. Amigo de argumentos extravagantes que saca adelante con la mayor dignidad, es el Gran Kahn titán de la serie B en el sentido literal de tan abusado término, de modales académicos impecables que nada tienen que ver con el cine chapuza de Ed Wood y otros -no despreciables- creadores. Y eso que no baja de siete u ocho películas por año.

Sus filmes de terror, que poco a poco irán desfilando por aquí, son herederos del cine de los treinta, bien iluminados y fotografiados; interesados en la creación de atmósfera en la corta medida que permiten sus paupérrimos medios, con un estilo visual y un pathos heredero del de los años de gloria del género.

Claro que no hay apenas maquillajes ni efectos especiales, y que los decorados son parcos a no poder más. Pero Cahn siempre se las arregla para dar a sus productos un look y un acabado de serie A que contrasta muy agradablemente con unos guiones habitualmente enloquecidos: las cabezas cortadas y recosidas de The four skulls of Jonathan Drake, la zombie mutante de La mujer vudú, el prototípico mad doctor de Creature with the atom brain o los marcianos cabezones de Invasion of the Saucer Men.

Zombies of Mora Tau es una historia de terror contada en clave de relato de aventuras, aunque también podría definirse al contrario. Tejida con mimbres clásicos y comedidos, cuenta la peripecia de un grupo de buscatesoros enfrentados a una docena de zombies blancos e incorruptos. Los muertos vivientes custodian una fortuna en diamantes que se halla en un barco hundido en el océano.


Son superfuertes e invulnerables; capaces de caminar bajo el agua, duermen en ataúdes cuando no vagan matando por la jungla o echándose mozas al hombro para llevárselas a su cripta. En vida fueron la tripulación que robó los diamantes sagrados a una tribu ignota, pagan así eternamente su sacrilegio.

Personajes arquetípicos entre los que destaca Allison Hayes, poderosa hembra zorruna que encarnase también a la Mujer Gigante; una mansión habitada por una vieja de maneras brujeriles que en realidad se reduce a un par de habitaciones; luchas submarinas... ¡rodadas sin agua!; paseos por una jungla diminuta en unas costas surafricanas sin un sólo negro... limitaciones que no impiden un desarrollo coherente de la acción, muy centrada en el acoso a un buque por parte de los zombies que emergen del fondo del mar.

Habitualmente la crítica tiende a cargarse el cine fantástico de Cahn metiéndolo en el mismo saco con el de otros realizadores tan torpes como voluntariosos, cuando precisamente sus títulos rezuman profesionalidad y clasicismo por los cuatro costados. De esta pequeña joyita he llegado a leer en la blogosfera críticas que la tildan de demencial, sosteniendo que salen zombies negros nativos en una isla... la descartan sin siquiera haberla visto. Así que desconfíen de imitaciones y hagan caso a su Abuelito, que ha perdido media vida mirando estas películas para poder contárselas sin decir mentiras!!

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Anda, yo creía que el primer zonbi submarino era el de aquella maravilla de Fulci, "New York bajo el terror de los zombis", pero descubro con alegría que ya hay precedentes en glosrioso blanco y negro. ¡Gracias por el descubrimiento!

corsariosinrostro dijo...

Hola abuelito.
Cambiando de siglo...¿has visto los Marvel Zombis?
http://www.lacarceldepapel.com/2009/04/28/marvel-zombies-the-movie-2/

El Abuelito dijo...

...Álvaro, el amo de los calabozos de la Cárcel de papel, es un gran amante del cine de zombies, del que degusta, como buen cinéfago, incluso sus entregas más zarrapastrosas... yo me quedé en muertos vivientes como estos, antes de que George A. Romero viniese con su crudeza y sus casquerías a desvanecer la ingenua poesía de aquellas series B.

Fray dijo...

Te beso la mano abuelito. ¿Quieres hacernos creer a tu prole que no has visto los zombies de "Kung-Fú y los siete vampiros de oro"? Sabemos que llevas décadas recluido estilicamente en tu desván, pero que te hubieras perdido esa página gloriosa del cine de muertos vivientes, sería imperdonable.

El Abuelito dijo...

Sí, esa moderna del kung fu la vi un día por casualidad.... mira que mezclar al venerable Cushing con las artes marciales! El caso es que para ser en color no está mal, como casi todas las de esa casa inglesa, el Martillo, que está haciendio peliculitas que no están nada mal...

Igor Von Slaughterstein dijo...

Y mira que mucha gente se sigue creyendo que lo de los Zombies es cosa de Romero o como mucho Tourneaur o Halperin. Mira que hay cositas escondidas que merecen nuestra atención.

Saludos!!

angeluco10 dijo...

Yo hago caso al abuelito y me cultivo con cine de terror de los cincuenta.

Anónimo dijo...

diga usted que sí abuelete,jeje.Cada entrada suya es una joya,por cierto algunas las encuentro,pero sin subtitular y es una pena.....no me entero de nada.Alberto

Ordel dijo...

Jajajajaj, mítico mítico Abuelito, yo tenia ese poster que pone TERROR ON THE AFRICAN VOODOO COAST¡¡¡

Anónimo dijo...

Yo recuerdo haber visto esta película en el inolvidable Cine de Super Acción, del viejo Teleonce, y me impactó. Alguien sabe si se puede conseguir en DVD para revivir la nostalgia?

Bunny Croonerberg dijo...

Me ha gustado la peli, pero como siempre pasa, la cagan con algo: tienen fuego, saben como usarlo, pero no queman ni a un solo zombie?. La voy a dejar en los coleccionables porque la peli compensa con otras bondades; pero con el tema del fuego, la cagaron pero bien.