2009-02-24

La Secta de los Misteriosos

LA SECTA DE LOS MISTERIOSOS
Director: Alberto Marro. Con José Durany, Joaquín Carrasco, Elena Bernís, Francisco Aguiló, Alexia Ventura. España, 1916.
Dedicado a mi nietecito C. Rancio, que tanto gusta de los viejos enmascarados
----
¡Menuda pieza que les traigo! Una producción seriada en tres episodios de 1916, realizada en Barcelona en el mejor espíritu del folletín del momento. Como si el mismísimo Feuillade se hubiese desplazado a la ciudad condal un desfile de raptos, persecuciones y damas estremecidas recorre la pantalla sin que nada se eche en falta, que para algo estamos ante las imágenes seminales que definieron el género.


La realizó don Alberto Marro con un nutrido elenco de actores, en unos momentos en que las salas aún se relamían ante los llenos registrados con el serial estrenado el año anterior, Los misterios de Barcelona, del mismo equipo técnico. Todos ellos hijos de Fantomas y Judex, los dos franceses revienta taquillas, de los que toman temática e iconografía.
Que no son cualquier cosa, no crean. Encapuchados en coches, el enigma de un tesoro oculto cuya clave se encuentra en las dos piezas de un collar, ladronas enmascaradas, una niña atada en las vías del tren, el orden burgués asaltado por hampones. Hasta una máquina infernal de amenazadores pinchos que a punto está de mandar al otro barrio al audaz inspector Hernández.


Deliciosa Barcelona hecha de arcos, de criptas y paredes de cartón pintado, habitada por todos cuantos personajes pertenecen a la fascinante estética del naciente folletín. Como en las portadas impresas de éstos, la mirada que sostiene La secta de los misteriosos es todavía teatral, repleta de planos generales largo tiempo mantenidos.

Y exótica, de un exotismo tanto urbano -los jardines del Parque Güell- como oriental, que para algo la segunda entrega cuenta la historia del codiciado tesoro entre harenes, rollizas odaliscas, jinetes de turbante y barba postiza y caballeros de armadura. Tal cual se tratase de cuadros escénicos, tan gratos a la pintura histórica del momento, se inserta esta poco ágil leyenda moruna.
_________
Todo remonta más tarde, de vuelta al siglo XX con una larga secuencia de persecución y tiros entre sugerentes ruínas góticas por las que la cámara se mueve con más inquietud que nunca.
Por desgracia el serial no se conserva entero; lo que hoy puede verse es un resumen estrenado como largometraje en Austria y Alemania. Un exquisito y raro manjar, en cualquier caso, para todos los degustadores de estos sabores primigenios.

6 comentarios:

masbirras dijo...

Desde luego... miedo me da el día que tenga usted que hacer una mudanza...Eso sí siempre podrá contar con este humilde servidor... Menuda joya nos ha traído hoy... y ahora nos quieren vender que un tal Woody Allen ha descubierto Barcelona para el cine... Menos mal que está el abuelito para poner las cosas en su lugar! 1000 respetos!!

C. Rancio dijo...

pero, pero, pero... dios mío, abuelo... ¿donde puede conseguirse esto?

Juan P. Rodriguez dijo...

Querido abuelito, me sumo a la pregunta. ¿Donde se puede conseguir esta joya?

Anónimo dijo...

Woody Allen ha "descubierto" barcelona igual que lo hicieron en los sesenta las películas de Información y Turismo... menuda chapuza se ha marcado. Aquí sí que hay una Barcelona que tiene algo que ver con el alma de la ciudad. Enhorabuena por el post.

El Abuelito dijo...

La verdad, existe una reedición que sacó la Filmoteca de Cataluña que un amabilísimo lector de este blogo me ha hecho llegar... yo me pondría en contacto con tal institución a ver si es posible conseguir una copia...

Igor Von Slaughterstein dijo...

Mil veces antes pasaría horas viendo a los encapuchados de este serial, que cinco minutos aguantando a la Penélope en la de Woody Allen XDD

Chapeau como siempre, por ese baúl de los recuerdos que nunca se agota y que para mi lo quisiera.

Saludos!!