2008-09-26

Los falsos Sherlock Holmes

BIENVENIDOS AL 221-Z DE BAKER STREET

Hala, nietucos, pónganse todos el gabán y tomen la bufanda, que la niebla es húmeda y traicionera, y nos dirigimos a Londres, al nº 221-Z de Baker Street, humilde hogar de cuantos imitadores del genial detective Sherlock Holmes han pisado la Tierra.

Miren quién nos ha abierto la puerta: nada menos que don Vicente Blasco Ibáñez, editor de esta novela que hoy les presento, que alegre y falsamente proclama la autoría de Arturo Conan Doyle. Es uno de los dos o tres apócrifos del detective aparecidos en la colección La Novela Ilustrada, en el albor de los años veinte. He querido presentárselo el primero.

Un tal F. Mota es el autor de las ilustraciones; el texto parece corresponder a algunos de los episodios de origen alemán que se publicaron en forma de folletín en media Europa, y que les enseñaré en la próxima entrada de esta nueva serie dedicada a los hijos ilegítimos de Sherlock el inmortal.

Les dejo mientras en compañía de malhechores, doctores armados de paraguas mortales, damas asesinas, damas asesinadas y vendedores de cadáveres femeninos con los pechos al aire. Y no descuiden el aviso que el editor les hace ante los abusos de kiosqueros y repartidores. ¡Mucho ojo!

5 comentarios:

Robol dijo...

Ahora entiendo el porque de paginas mal recortadas de viejos folletines que tengo por casa, sabiendo por esta nota que algunos se vendían sin guillotinar por la parte de arriba, y el comprador tenia que cortarlos a mano!!!

Carlos Abraham dijo...

Era, supongo, el equivalente a las bolsitas de plástico en que vienen actualmente las historietas y tebeos.

Vincenzo Insano dijo...

Qué bellos tiempos aquellos en los que un paraguas era mortífera arma.

corsariosinrostro dijo...

Lo de pasarse los libros o tebeos de mano en mano es historia. Ahora parece que todos somos coleccionistas y guardamos celosamente nuestros tesoros lejos de las viles manos de los desaprensivos. ¡Con la de tebeos que intercambié con mis amigos en aquellos lejanos tiempos!Era la única manera de tener accseso a tanta producción, con el limitado presupuesto de que disponíamos.

Captain Howdy dijo...

GRacias Abuelito, no conocía yo los otros rostros (españoles para más INRI) del detective londinense.

Salu2