2008-09-15

Bloodlust

BLOODLUST
Director: Ralph Brooks. Con Wilton Graff, Robert Reed, June Kenney, Walter Brooke. USA, 1959.

¡Viva el cine bubble gum, nietecitos, el que se puede degustar intrascendente y feliz en un ratillo como un chicle de fresa! Perfecta muestra es este filme que les traigo hoy, teenager, con su pizca de tontorroneo y sus gotas de extravagancia asomando por todas partes.

Verán, la cosa va de dos parejas de jovenzuelos embarcados en el bote de un capitán borrachete, que en un descuido les deja en una isla pretendidamente desierta que no sale en los mapas, claro está. Allí, como en el relato seminal The most dangerous game de Richard Connell, en el que está basada la película, encontrarán a un señor millonario que entretiene sus ocios cazando personas, de verdad, no solo metafóricamente como suelen hacer los ricos en el mundo real.

Conocerán todos ustedes, por su bien lo espero, la versión que en los treinta se rodase de este cuento, El malvado Zaroff, con Joel McCrea como protagonista. Cine del envuelto en las gloriosas sombras de la época y que en todo caso contaba con muchos más medios que este, con una selva con trampas, cataratas, abismos y todo, cuando aquí hemos de conformarnos con un jardín de juguete sin perros de presa ni alarde alguno.

Qué le vamos a hacer. A cambio, no falta desenfado, ni soltura narrativa, ni buena fotografía, ni animales disecados, ni un montón de toques pre-gore que van de un sicario malo disuelto en ácido a un señor rellenando cabezas humanas con trapos, muertas metidas en urnas o la crucifixión avant la lettre del malvado cazador al final del metraje. Ni un museo de cadáveres que han pasado por mano de taxidermista, ni dos muchachas ingenuamente sexys, ni héroes tontorrones, ni villano grandioso en su composición actoral.

Así que a conformarse, que al menos uno es feliz durante los cincuenta y tantos minutos que dura. Eso sí, puretas del fantástico, críticos sesudos y aficionados serios, absténganse, que este es cine sólo para almas cándidas como la mía. Y a mucha honra, qué diantres!

5 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Y que es ante "El Malvado Zaroff" cualquier peli pierde por comparación. Pero sin duda este "Bloodlust" otorgo muchos momentos de disfrute de calidad. Esas fotos lo atestiguan.

Saludos!!

Kraven dijo...

Curiosa pieza de celuloide rancio.

¡Viva la intranscendencia y la tontuna!

Saludos!!

Juan P. Rodriguez dijo...

Esta película es de las mías!
Tiene muy buena pinta! Y esos momentos pre-gore... Mmmm...

Saludos!!
(con 2 simbolos de exclamación para seguir en la linea de los anteriores comentarios)

Balaoo dijo...

Dios, el universo Lerouxiano en celuloide!

angeluco10 dijo...

El cine es entretenimiento y evasión y no sesudas películas.
¡¡¡Viva el cine de evasión!!!.