2012-09-03

Círculo Criminal

THE CROOKED CIRCLE
Director: H. Bruce Humberstone. Con James Gleason, Zasu Pitts, C. Henry Borden, Ben Lyon. USA, 1932
 
¡¡Yambo, nietucos!! ¡Desde lo más profundo de los bosques, desde el paraíso primigenio tosco y arisco, desde las eras olvidadas del tiempo...El Abuelito ha regresado! Un año más toca sumergirse en esta realidad áspera, que combatiremos a base de inmersiones en lo No Existente, como nos gusta hacer: en viajes al pasado de papel, a lo ficticio, a lo extraordinario, al universo desconocido y sin embargo tan real como la cotidianeidad brutal que se nos reserva, por más que a base de palos ésta nos semeje verdadera existencia y lo soñado mentira ¡Craso error!  
En fin: que ya estamos aquí de nuevo. Con la canasta llena de trastos, de papeles amarillentos, de imágenes de quitar el hipo, de celuloides rancios, de mis manías de siempre, qué caray, que soy ya demasiado viejo para cambiar y además no me da la gana. Y para comenzar temporada, qué más indicado que un filme neta y esencialmente abuelitesco, trasunto inmejorable del Cine Folletín tan querido por aquí, empírica demostración de que en esto de la narrativa popular (de toda narrativa, me temo) es la forma quien condiciona irremediablemente el fondo... hala, fuera ya de murgas semánticas y al grano con esta primera lección...
Un sótano. Una escalera por la que desciende hasta allí un encapuchado. Otras personas de semejante guisa le aguardan en torno a una mesa redonda, presidida por una calavera. Solemnemente se juramentan para decretar la perdición de su mortal enemigo, el jefe de la organización El Club de la Esfinge. Acometerá el crimen aquel de entre ellos que extraiga de una baraja el naipe fatal de la muerte... ¿Cabe comienzo más indicado para que cuantos amamos la iconografía del misterio nos estremezcamos de placer en nuestros asientos, incrédulos ante tanta maravilla?
Es The Crooked Circle modesta producción de la Década de Oro, los treinta, era decisiva en la que se fijan las estéticas, procedentes del papel y el cine mudo, que han de definir el alma de toda la ficción del siglo y aún de después, magma de folletín y pulp, mundo de certidumbres aquí definido en inmaculado blanco y negro, forma primigenia tan de agradecer para cuantos gustamos lo sincero sin ambages ni alharacas.Su envoltorio es el de típica cinta Old Dark House, ya saben: aquel género tan en boga entonces con varios invitados a una mansión llena de pasadizos secretos, relojes de pared, crímenes y sujetos de doble filo y mirar atravesado.  

Modélica hasta el asombro, ni uno solo de los amados lugares comunes falta a su cita. Dos organizaciones secretas frente a frente, un anónimo jeroglífico que decreta la muerte a su receptor, un yogi con turbante, bigote y poderes hipnóticos que se llama Yoganda, un jorobado siniestro que no habla más que de maldiciones y aparecidos, una casa encantada por espectro violinista, un sarcófago de momia egipcia, un esqueleto andarín, puertas falsas, cómicos malapata y una buhardilla llena de trastos con esa pátina como cadavérica tan propia de los objetos olvidados... Ya les digo: un desfile de prodigios para no dar crédito los ojos.
 Y todo fluyendo de manera natural, sin que una sola de las piezas del enganaje chirríe en demasía. Decorados canónicos, fotografía más que correcta, interpretaciones precisas -esa histriónica Zasu Pitts, antigua estrella de Von Stroheim que devino voz para la Olivia del Popeye animado-, toques de comedia bien insertados, un conjunto que comparte lo mejor de la sencillez y falta de pretensiones de las producciones pobres americanas y que está a la vez muy por encima de lo que aquellas nos tienen acostumbrados. Tal vez no sea una obra maestra, pero resulta inmejorable muestra para definir el tipo de cine que se adora en este Desván.

19 comentarios:

El Abuelito dijo...

Semejante joya está disponible en castellano en el fabuloso megablog
PELICUTRON -

http://nuestrosmontajesvhs.blogspot.com.es

junto a una selección de decenas de filmes de quitar el hipo, todos doblados o subtitulados en español... ¡¡El mejor regalo del cinéfago de hoy!! ¡¡Para volverse loco!!

Lluís Bosch dijo...

Eso sí es una maravillosa forma de regresar de sus vacaciones, Abuelito. En enlace con el Pelicutrón me va a llevar horas sin dormir...

Lluís Bosch dijo...

Aunque veo que hay que estar invitado. ¿Cómo se consigue una invitación?

Galderich dijo...

Abuelito,
Continue con sus manías a ver si se nos pega alguna cosa y más si son maravillas como esta.
Por cierto, el enlace lleva a un blog que sólo se entra si se está convidado... :-(

Sap. dijo...

.
Requetebienvuelto, Abuelito.

Presiento -y he aquí la primera prueba- un curso de lo más provechoso. El Desván de Ud. más que desván, ya se ha convertido decididamente en refugio y academia.

:-)

El Abuelito dijo...

Arrea, es verdad lo de la invitación; a mí se ve que me la dieron con el pase de tercera edad... A ver si me entero de qué hay que hacer y en seguida les digo algo, amigos!

El Abuelito dijo...

Sap, si bien los horizontes del Desván son extensos, mas no infinitos, espero cumplir con sus expectativas este curso... Graduados en Sabiduría Inútil, Diplomados en Extravagancia, Doctores en Papeles Olvidados... ¿Habrá carreras más hermosas que estas?

Alfonso Montaño dijo...

Qué largo se me ha hecho agosto sin disfrutar de nuevas entradas en el Desván. Para compensar un poco esta falta he estado leyendo el libro de su amigo Pedro Porcel sobre los comics de aventuras en España y otros ejemplares de papel.
¡Bienvenido!

Rubén dijo...

Me encantó esta nueva entrada, con pie fuerte! Por cierto, yo también quiero esa invitación, se me hacen las pupilas agua.

donjorge dijo...

¡Bienvenido a casa! Se le echaba de menos.

Roswell dijo...

No suelo ser muy dado a comentar en blog alguno, mas no he de negarte mi más calurosa bienvenida a esto del bloguereo... Necesitaba mis habitual ración de polillas y polvo.

Y... putada lo de la invitación, sí.

Saturnino José dijo...

Un placer tenerle de vuelta, Abuelito. Se ve por esta entrada que ha recargado las pilas.

El Abuelito dijo...

Vamos por partes... Lo de las invitaciones a PELICUTRON lo averiguaré hoy mismo y desde aquí les digo algo... Mientras, por gentileza de los maestros de ese mismo Blog, tomen nota del enlace para descargar este Círculo criminal:


http://www.4shared.com/video/j3Q3wRUE/Circulo_criminal_The_Crooked_C.html

No tienen más que darse de alta gratis en 4shared y obtener luego el filme... Y acuérdense de dar las gracias a los gestores de PELICUTRON!!!!

El Abuelito dijo...

Don Jorge, Rubén, Saturnino, Lluis, Galderich: muchas gracias a todos... estén atentos a sus pantallas, porque esta nueva temprada el Desván va a echar humo!!

El Abuelito dijo...

Don Alfonso, espero que elibro del señor Porcel le haya hecho más llevadero el calor estival... ahora que pesando kilo y medio como pesa el tocho, no sé si tal cosa habrá sido posible...

Addictive Epicurean dijo...

¡Pero qué desván tiene usted, madre mía! Como para perderse en él y no volver a salir.

Muchas gracias por el enlace, que así ya tengo incluso película para la noche. Nunca he visto filmes de este tipo, pero por la reseña que hace no tiene ningún desperdicio. Cualquier cosa a la que se llame pelicutrón merece toda mi atención.

Rubén dijo...

Muchas gracias por el enlace, menuda nochecita me espera...

El Abuelito dijo...

A su disposición está el Desván a día de hoy ya algo crecido, desde luego, doña Adictiva Epicúrea... Trastee por él cuanto quiera, que seguro encuentra algo más capaz de darle goces olvidados...

angeluco10 dijo...

¡¡¡Guauuu!!!.
A mi me encantó "The old dark house" así que está ¿quién lo duda?.
Bienvenido abuelito y muchas gracias por la invitación a pelicutrón que estoy disfrutando como un enano.