2012-09-19

¡Bombas para todos!


COMO APRENDIMOS A AMAR LA BOMBA
 


Vean que revelador album de cromos les traigo hoy. Una edición primorosamente ilustrada por Tomás Porto llegada a los kioscos españoles a finales de los cincuenta. Salvajes, calaveras, lanzas promete la cubierta; el interior, un amplio y variado catálogo de juguetes bélicos de todos los tiempos, de la cachiporra al misil, de la maza de pinchos a la metralleta, de la honda a la muy práctica granada de mano. 

Mi sección preferida es esta de hoy, rotundamente titulada Bombas, que ilustra en imágenes de singular poder los variados artefactos usados para estos menesteres.  
        Prosa sintética, muy evocadora, con momentos realmente felices. Atroces como nosotros.
        Aprendan la diferencia entre una bomba atómica y una bomba H. Disfruten la estética del napalm, el cohete Matador, la alegre bomba de fósforo. Aprecien sus formas armoniosas.








 Minas antipersona y artilugios españoles de los que nunca han faltado por estas tierras. Colorines, bombas incendiarias, belleza de apocalipsis, misiles rojos, verdes y azules, formas perfectas sobre cielos en llamas: verdades contundentes. Cromos para los infantes del siglo XX.
 




15 comentarios:

Luis Miguez dijo...

Pero no se quede aquí, Abuelito... Pónganos unos mandobles o algo así, para los que somos de la vieja escuela...

Alfonso Montaño dijo...

Fiel reflejo de la época. Ya ha acabado la II Guerra Mundial. El mundo está horrorizado con las consecuencias de la bomba atómica... La guerra fría, por la que USA y URSS se temen entre sí. España recibe el presidente de USA. En esos cromos parece haber una fascinación por las bombas, y aprovechan para evocar la gloriosa intervención española en Marruecos. Pero al mismo tiempo invocan a Dios para que nunca sea necesario utilizar la bomba de hidrógeno.
No conocía estos cromos, Abuelito, muchas gracias.

Galderich dijo...

Quería hacer el chiste -fácil, por otra parte- de que me lo he pasado bomba pero la "belleza de apocalipsis" como muy bien lo expresa en el texto me lo impide.

Gracias por mostrarnos esta joya.

corsariosinrostro dijo...

Muy instructivo y didáctico. Me estoy pensando si instruir a mis pupilos en tan macabra sabiduría.

C. Rancio dijo...

Oh, fantástico! pero personalmente echo de menos la bomba esférica que figura en la peli inglesa The Dam Busters.

Y por motivos obvios no aparecen las bombas Orsini de nuestros entrañables anarquistas...

miquel zueras dijo...

Curiosa la bomba de la aviación española, se dice que en la campaña de Marruecos se usaron armas químicas. Echo a faltar la Bomba Orsini con su aspecto de erizo metálico. Ah, me apunto lo del libro de "La torre de los siete jorobados", daría mi alma por ilustrar esa portada. Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

Ya caerán, don Luis, algunas muestras del arte de don Tomás Porto, dedicadas al noble y muy antiguo arte de matar con arma blanca, y hasta con garrote de madera...

El Abuelito dijo...

A´lfonso, a mí también me parece deliciosa esa invocación a Dios `para no "tener que utlizar" la bomba d hidrógeno... y es que la verdad, la capacidad apocalíptica de tales artefactos les sitúa a un nivel casi metafísico...

El Abuelito dijo...

Imagino, señor rancio, que se refiere a la típica bomba de los tebeos, redonda, negra y con una mecha permanentemente chispeante...

El Abuelito dijo...

Supongo, Borgo, que la bomba española del cromo sería también muy semejante a las generosamente regadas por nuestro territorio del 36 al 39 (lo que por razones obvias, como apunta C. Rancio, no lo pone el cromo).
La Orsini, una bomba con pinchos... que bella escultura!

Enric H. March dijo...

Aprendimos a amar las bombas porque amábamos todos los artefactos que eran signo de modernidad. Aprendimos a amar la estética por encima de la ética. Y ahora que la edad y la razón no han hecho seres juiciosos... nos sigue venciendo la estética.

El Abuelito dijo...

¡Qué sabias palabras, don Enric...!

Anónimo dijo...

Parece que por error... yo lo anoté en el sello Crisol.

JC
--

LEBLANSKY dijo...

Estas són las bombas que me gustan. Incluso estoy seguro que cuando explotan hacen Bum o Boum, depende del país donde se lancen. Eso sí, siempre com un signo de exclamación como mínimo.

angeluco10 dijo...

No conocía la existencia de esta colección y no me hubiera imaginado ni por lo más remoto que fuera a haber un monográfico sobre bombas en el desván del abuelito.