2012-07-16

Cuentos de Hadas tenebrosos -3: El reno blanco


VALKOINEN PEURA
Director: Erik Blomberg. Con Mirjami Kuosmanen, Kalervo Nissilä, Åke Lindman, Arvo Lehesmaa. Finlandia, 1952. 

No sé si todavía queda alguien ahí fuera que siga creyéndose que la cosa esta de las hadas y los cuentos es asunto apto nada más para mentalidades infantiles. El remedio más indicado para deshacer de una vez por todas tan tonto lugar común es verse esta película finesa que traigo hoy, transcripción literal de una leyenda popular, la de la Bruja Pirita, realizada en 1952 y tan fresca, desde luego, ahora como hace sesenta años. Si lo de tenebroso tiene sentido en algún recoveco del mundo feérico es sin duda aquí, entre estos paisajes de hielo y muertas maderas, tan ajeno a cualquiera de los nuestros, tan inhóspito, tan hostil.
Valkoinen peura trata materia muy familiar para el aficionado a frecuentar estos reinos fantásticos, la del matrimonio de un humano con una criatura del bosque. Civilización y salvajismo unidos contra natura, un tema conocido en Europa desde los tiempos de la Mujer Sierpe Melusina, de la Ondina que casase con el caballero de La Motte Fouqué o de Yuki Onna, la Mujer de la Nieve, de peripecia tan parecida pese a ser de pura cepa japonesa. Don Lafcadio Hearn en textos y el señor Kobayashi en filme nos hablaron tiempo ha de ella; aquí como allá en Oriente sabemos que tales enlaces conllevan un tabú cuyo quebrantamiento ha de traer inevitablemente calamidad y desgracia...
Entre extraños parajes blancos de aquellos que difícilmente pueden dejar de resultar poéticos, cuyo aroma de misterio les es consustancial, se narra la historia de Pirita, nacida de una mujer enigmática que salida de las frondas llegó hasta una choza de lapones donde antes de morir depositó a su bebé. Veinte años más tarde la niña es moza casadera que matrimonia con un joven pastor de renos; preocupada por dejar de agradar a su esposo, recurre a la ayuda de un brujo de los que viven aislados, azuzando las llamas del caldero y tocando su tambor mágico todo el día. Mal hace, pues la brujería despierta de nuevo sus atávicos instintos.
Obligada para conseguir sus objetivos a "matar al primer ser vivo que se cruce en su camino", un requisito de claros ecos inciáticos, sacrifica la doncella ante el altar de los Dioses a un reno blanco, animal sagrado cuya muerte acarrea la desgracia. La muchacha mutará en el cuadrúpedo sacrificado para recorrer las heladas estepas, además de adquirir otras naturalezas como la de vampiro o la de licántropo, que le conminan a matar cuando la luna llena asoma en el horizonte. El menhir totémico lleno de esqueletos, los colmillos que delatan su condición infernal, la sed de sangre que le acompaña: Valkoinen peura entra de lleno en los dominios del terror puro.   
A medio camino entre el costumbrismo, el relato sobrenatural y el realismo mágico, es filme  bellamente fotografiado y compuesto, ágil, sobrio y eficaz. Porque basándose sólo en los escenarios naturales, sin retocar siquiera con la iluminación, alcanza los mismos objetivos que persiguen las recargadas y artificiales realizaciones del ruso Ptushko: descubrir tras cada fotograma el pálpito de lo numinoso para devolvernos la capacidad de mirar la realidad con otros ojos. Santo y difícil objetivo que este filme prodigioso consigue de lleno. No se lo pierdan, que ahora es fácil de conseguir en la red, mal que reviente a nuestras culturales autoridades...

9 comentarios:

C. Rancio dijo...

Oooooh! asombroso descubrimiento, Abuelo! Claro que el país del Kalevala, con sus magos, héroes malditos y objetos sagrados, tenía que dar algo así!

A buscarla!

El Abuelito dijo...

El filme es una delicatessen que sin duda hará sus delicias, señor Rancio. Lo puede encontrar fácilmente en descarga directa en www.exvagos.com
Es curioso que mencione el Kalevala: vi el otro día "Sampo", del gran Ptushko (remontada y destrozada por Corman como "The day the Earth froze"), coproducción soviético-finesa extraordinaria y llena de magia, que adaptaba precisamente pasajes de esa obra... A ver si algún día aparecen subtítulos para que podamos de veras apreciarla...

El Abuelito dijo...

...en descarga directa y con subtítulos castellanos, se me olvidaba decir... Y sí, salen tambores mágicos y héroes malditos...

Ernesto Moreno dijo...

Voy a buscarlo ahora mismo Abuelito, excelente!!!!

El Abuelito dijo...

Don Ernesto, creo de veras que no le defraudará... y ya digo, está disponible en la red...

Alberto Ripoll dijo...

Esta película tengo que verla necesariamente. Soy un enamorado de la mitología nórdica. He leído varias veces el Kalevala y estas imágenes me recuerdan mucho a ese libro maravilloso. Nunca había oído hablar de la película. Gracias.
alberto.
Este es mi blog: cineyliteraturamiticos.blogspot.com

El Abuelito dijo...

La película la encontrá fácilmente en la red, don Alberto, y seguro estoy de no ha defraudarle en absoluto... Por cierto, no logro entrar en su blog: dice el enlace que tal lugar no existe (?)... con lo que me gusta a mí la mitología...

Alberto Ripoll dijo...

Abuelito, es raro que no pueda ver mi blog. Otras personas no han tenido ningún problema. Yo lo he comprobado hace un rato. En fin, lo vuelvo a escribir.

www.cineyliteraturamiticos.blogspot.com

Sigo su blog con fidelidad y gran placer.
Alberto.

El Abuelito dijo...

¡Subsanado el problema, don Alberto, y disfrutando sus reseñas, especialmente las literarias, con Fredric Brown al frente...!