2011-07-06

El Irrealismo Socialista

VASILISA PREKRASNAYA
Director: Aleksandr Rou. Con Georgi Mylliar, Sergei Stolyariov, V. Sorogozhskaya, Lev Potyomkin. URSS, 1939
Tenía uno en la cabeza, prejuicioso que es, una idea diferente del cine de la dictadura soviética: como algunos historiadores se han empeñado en difundir, pensaba que todo eran cantos al trabajo colectivo, a la iluminación de la humanidad por el socialismo, a la benefactora acción de las comunas o vanguardistas producciones destinadas a la educación marxista-leninista de las masas, temas muy poco apropiados para despertar el interés de cualquier persona cabal. Gracias a la generosa disposición de Filántropos Sapientísimos como Karlottof o Aduren desde la página exvagos.es , podemos hoy salir de nuestra ignorancia. Y descubrir todo un mundo fantástico que hasta ahora se nos había escamoteado.
Nadie como los soviéticos ha demostrado apreciar en su justa medida en el celuloide el universo del cuento de hadas, ficción primigenia de la que derivan todas las demás. Su absurdo destierro a la esfera de lo infantil, una historia del cine especialista en menospreciar cuanto no coincida con sus adocenados gustos y conocimientos (la que sufrimos en general en España), la dificultad de siquiera saber de la existencia de muchos de estos filmes son algunas de las causas que hacen que a día de hoy quien les habla se encuentre explorando gozoso una filmografía absolutamente fascinante yendo de sorpresa en sorpresa. Para un próximo día queda glosar genio y figura del más grande Maestro del Irrealismo Socialista, el inmortal Aleksandr Ptushko; hoy viene a colación la primera de las obras firmada en solitario por Aleksandr Rou, un especialista en el género responsable de más de una docena de adaptaciones de relatos maravillosos del folklore ruso.



Comprende bien Rou la importancia crucial de la estética en un género que trata de transportar al espectador fuera de este mundo y eso que La bella Vasilisa es cinta en blanco y negro, sin lugar para la borrachera de colorines que en el futuro gustará don Alejandro derrochar. El paisaje -cielos, campos, bosques- adquiere dimensiones mágicas, como desvelando una esencia interior que trasciende nuestra vulgar mirada. Frondas, aguas, plantas, los mismos elementos naturales se dotan de un significado que se expresa en decorados extravagantes cuya sustancia es lo insólito, aquello que nunca será real. En consonancia, actúa lo animal como heraldo introductor del Reino de lo Irracional donde el relato va a transcurrir.

El argumento es, como no puede ser de otro modo, arquetípico: tres hermanos, hijos de un entorno rural idealizado, de los cuales solo el menor será capaz de superar las pruebas planteadas, matar al Dragón y rescatar a la doncella. Contada con mañas de cine mudo, huye de la infantilización del cuento, cosa que Rou sí hará en sus posteriores títulos, sin que resulten por ello en absoluto desdeñables.

Cercano a veces al expresionismo discurre el camino prodigioso del filme, entre escenarios que dejan boquiabierto: la Casa de la Serpiente, el barranco del Dragón Tricéfalo, las cuevas de Baba Yaga... Desfile de maravillas a base de efectos especiales pretecnológicos, aquellos que exigen del espectador mayores dosis de fe y complicidad, y por eso mismo los más adecuados a estas historias arcaicas. E imperecederamente hermosas, sin duda...

23 comentarios:

Fernando R. Genovés dijo...

Muy interesante rescate de unos cineastas rusos, realmente, por descubrir entre nosotros.

Recuperar esta filmografía para el conocimiento y la memoria libre de los hombres (de los aficionados al cine, en particular) puede resultar tan relevante como la desclasificación de los documentos del Kremlin tras la caída del comunismo.

Salucines

El Abuelito dijo...

Muy preciso, don Fernado, lo de memoria libre; le animo a visitar la página de descargas que cito y empaparse de este cine ignoto y prodigioso:si le pasa como a mí, además de pasar ratos excelentes y aumentar su caudal de inútiles conocimientos (los más placenteros, por su misma inadecuación a lo práctico)le ayudará además a seguir destruyendo prejuicios de esos que seguimos arrastrando mal que nos pese, una de las más enriquecedoras actividades a las que pueda uno consagrarse.
Bienvenido por estos pagos, señor...

Galderich dijo...

Abuelito,
Esto de inútiles conocimiento no es una fórmula acertada para la aplicación de esta magnífica entrada. Sólo con estos inútiles conocimientos (que nos dan un placer sensorial sin precedentes) podremos conseguir una interpretación cercana a la realidad lejos de los estereotipos yankees y soviéticos de lo que realmente pasó.

De momento, ¡a gozar con estas sugerentes imágenes y sus películas!

angelpito injurioso dijo...

¿Se imagina uste,Agüelo, que por ejemplo se hiciese en el jolibus mas inepto actual una nueva versión del "Anillo del nibelungo"? Si lo hiciese el Peter Jackson,aun,pero estos tipos que cambian de cámara a cada segundo son insufribles,a los pocos momentos mi celebro se congestiona porque no pueden asimilar tanto desparrame,yo que soy de natural tranquilo que puedo escuchar como crece la hierba debajo de mis pieses...

C. Rancio dijo...

Recientemente he descubierto otra extraña región del continente cinematográfico soviético: los ostern o pelis a la manera del western de producción del bloque comunista. Unos se ambientan en el oeste americano clásico, pero a mi me van los que traspasan la mitología a la época de la guerra civil rusa en Siberia, con la población musulmana a modo de indios. Algo alucinante, Abuelo.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Creí que le había hecho un comentario referente a Santa Basilisa. No se si se lo ha llevado el bloger o es que no ha pasado la criba de la moderación.

Saludos!

Paloma Polaca dijo...

Abuelo,

Lo que voy a escribir no tiene que ver con el artículo.

Pero para Irrealismo Socialista el que ví ayer en Nitro:

"Amanecer rojo"

Rusos, cubanos y Nicaragüenses invadiendo Estados Unidos.

El Abuelito dijo...

Don Lorenzo...¡era usted! Su anterior comentario desapareció por arte de birlibirloque, devanándome los sesos estaba pensando en quién debía ser su autor, pues llegué a entreverlo fugazmente... La criba es para evitar algunos enfermos mentales que circulan, obsesos, por la red, esparciendo maldades e improperios... lo que evidentemente no es su caso. ¡Menos mal que al fin se aclaró la cosa... mis disculpas!!

El Abuelito dijo...

Señor Galderich, que razón lleva usted: solo el conocimiento directo de las fuentes puede ayudarnos a un juicio objetivo, lejos del lugar común y la fácil -y estéril- repetición de opiniones ajenas...

El Abuelito dijo...

Angelpito, yo en eso, ya lo sabe, soy como usted: tantao movimiento de cámara, tan sincopado montaje, tanta filigrana virtual no hacen sino marearme, por eso siy abonado eterno a este otro tipo de cine... Lástima que muy rara vez pueda verse en pantalla grande, como debiera ser...

El Abuelito dijo...

Señor Rancio, no tengo palabras. ¡Menos mal que siempre hay cosas nuevas por decubrir... y de una bizarría máxima! ¿Vaqueros soviéticos contra musulmanes siberianos? ¡¡Yo eso quiero conocerlo!!

El Abuelito dijo...

Doña paloma, tampoco yo pude evitar caer fascinado ayer ante semejante espectáculo... conocía la existencia del bizarrísimo filme, pero nunca lo había visto... Paranoia pura de guerra fría trasnformada en sueño de muerte, herocidad y resistencia... un espectáculo a la postre lamentable...

C. Rancio dijo...

Abuelo, en el alucinante canal de MOSFILM en ese youtube de los jóvenes tiene, por ejemplo, White Sun Of The Desert(en cirílico no lo sé poner) con subtítulos en inglés.

Y aquí, más datos para ir escarbando:http://en.wikipedia.org/wiki/Ostern

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Aclarado queda el tema pués...Pero disculpe que no le hable de Santa Basilisa, ya que no me acuerdo de lo que le expuse en el anterior comentarío, jejejee

Saludos afectuosos.

Señor Castaway dijo...

Solo saludar y agradecer que haya incluido aquí un enlace a mi blog sobre vieja publicidad nacional.
Verlo listado entre todos esos próceres del ácaro y el papel añoso es algo que realmente me emociona.

Le dedico afectuosamente mi entrada de hoy. Desde el aire docto (y algo inquietante) de la imagen al diseño el logotipo, todo me hace pensar en usted.

miquel zueras dijo...

Qué decorados más delirantes, ese bosque encantado parece diseñado por el mismísimo Doré. Un buen ejemplo de que los colores no son imprescindibles para lograr escenas impactantes.
Abuelito: he puesto en mi blog unos recortables de ls guerra civil que quizá le interesen. Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

Señor Castaway, cómo no disfrutar de su hermano blogo...
No me deja la porquería esta de Blogger dejarle comentarios allí; desde aquí le digo que es un placer constatar tanto lo bien que quedé en esa foto que me hicieron en mis años mozos, como el hecho de comprobar que entonces la senectud no estaba desterrada por completo, como ahora, del lenguaje publicitario (hoy solo sirve, a lo sumo, para anunciar pañales para adultos, antihemorroidales o, de la mano de atléticos viejecitos, estupendos planes de pensiones que garantizan eternos paseos por la playa)...

angeluco10 dijo...

Lo que es a mi sí que me falta por descubrir ese cine soviético pero tendré que dejarlo para la jubilación porque con todo no se puede,necesito días de treinta y seis horas para poder disfrutar de tantas maravillas.

El Abuelito dijo...

...no dude, don Angeluco, que junto a estos filmes le aguarda una fabulosa jubilación...

Karol_a dijo...

Tiene usted las palabras para todos los temas,además las puede volver amenas, estoy de acuerdo con usted, se ha pasado la vida viendo estampitas, yo las veía de pequeña y para mi, eran algo más que estampitas, pero luego las cambié por los libros y después volvieron a resurgir en mis ojos, le aseguro que son muy efectivas, se aprende mucho, hay una expresión por ahí que dicen cuando ven algo digno de mirar, original y de cinema mudo...."Es una estampita" me alegro de alternar los libros con las estampitas.
Me lo paso muy bien en su blog leyendo estampitas.

Fanny Riffel dijo...

Qué hermosas imágenes...conservo desde muy chica unos fascículos ilustrados con cuentos populares rusos y japoneses,y "La bella Basilia" es uno de ellos.Y parece que el ilustrador se inspiró en la película,porque varios detalles(la ropa y el peinado de Basilia,los árboles,el palacio)son muy similares.

El Abuelito dijo...

Doña Fanny, ese libro que conserva usted ha de ser un tesoro, pues esta estética rusa del cuento es impagable en cualquiera de sus formas; cuanto más cuaando se apegan a los modelos clásicos...

El Abuelito dijo...

La estampa, doña Karol A, es buena maestra, siempre lo ha sido... Saber ver es como aprender a leer: nunca se llega a la meta...