2010-02-05

El Canadá de Gutmaga

GUTMAGA Y DON CECILIO
De este grande artista, Gutmaga, conocido en el siglo como Manuel Gutiérrez Garulo, ya les ha hablado en otras ocasiones. Pinchen si quieren refrescar la memoria encima de la etiqueta "cromos raros" y ya verán.

Es este album de la editorial Fher, la casa de los cromos, editado para alegrar los tristes aconteceres de 1942, en una España de no te menees. Una adaptación fiel en lo literario de la película de Cecilio B. De Mille Policía Montada del Canadá (1940), aventura pura entre indios, mestizos y ágiles caballistas. Que ni pintada le viene al señor Gutmaga, amigo como don Cecilio del estallido cromático y la composición equilibrada y canónica.


Si De Mille es el Rey del Color, espejo de las pasiones más grandes que la vida que poseen a sus personajes, Gutmaga no le va a la zaga a la hora de reinventar un Canadá polícromo y variado, hecho exclusivamente de planos generales, en los que la figura humana impone su presencia central reclamando toda atención.

La película, ya lo deben de saber, es un clásico imperecedero del western-aventura, aquel en el que el territorio salvaje marca el devenir de la historia a contar. Momentos congelados de una trama que desborda salvaje pasión, algo prodigioso tiene esa capacidad de Gutmaga de reducir el movimiento a lo estático. Les dejo que recreen bien la vista con este regalito que les traigo, por lo menos durante este fin de semana...


4 comentarios:

El "Gentleman", reidor, dijo...

"-Vaya espuelas gasta, amigo -Casi exclamó ya en el barracón el hombre del Bigotón-. ¿Puedo verlas más de cerca?"

Este Blog cada día se pone mejor, Abuelito...

vincenzo insano dijo...

...cielos!!!...que bien dibujada está la señorita Paulette Goddard...tan sensual y animalito...

Sap. dijo...

Hombre, Abuelito, cuando he leído lo de Don Cecilio en el titular, creí por un momento que se iba a referir al célebre establecimiento "Don Cecilio", sito en esta ciudad. Un antiguo lugar de mucha solera y enjundia dado al trato y mercadeo de material rancio, especialmente, tebeos, cromos y discos. Un lugar, en suma, donde Ud. disfrutaría como un policía del Canadá a la vista de un oso.

El Abuelito dijo...

Anda, conozco al don Cecilio andaluz de la venta internaútica, no sabía que tuviese establecimiento propio... Pues mira que no me gustan esas cacharrerías del pop más anciano!